ciencia medica al dia

Sabes por qué no podemos recordar los primeros años de nuestras vidas


Recordar
¿Cuál es tu recuerdo más temprano? ¿De los 3, 4 o 5 años de edad? ¿Qué pasó con lo que te cuentan que hacías antes de eso? ¿O con el recuerdo de esos cumpleaños que te celebraron con tanta emoción y de los que sólo quedan fotos?
¿Por qué no recordamos al menos algo de lo que pasó al principio de nuestras vidas?

Es todo un fenómeno… y tiene nombre. “Se llama amnesia infantil”, le dijo a la BBC Catherine Loveday, de la Universidad de Westminster.

“Ninguno de nosotros recuerda nada de antes de los 2 o 3 años. Y eso es temprano: la mayoría de la gente no recuerda nada de lo que vivió antes de que tenía 4 o 5 años de edad”.
“Varía mucho la edad, pero usualmente tiene que ver con algo significativo. La gente recuerda cosas como caerse de la bicicleta… momentos que fueron importantes para ellos”.

Eventos específicos
La edad promedio de nuestros primeros recuerdos es 3 años y 4 meses, pero como Catherine Loveday señaló, hay quienes pueden recordar eventos que tuvieron lugar cuando eran mucho más jóvenes.
Antes de seguir, aclaremos algo: si tienes o has estado cerca a chicos de alrededor de dos años sabes que pueden reconocer gente y lugares, lo que requiere de memoria.
Pero de lo que estamos hablando en esta ocasión es de la memoria episódica, la que está relacionada con sucesos autobiográficos -momentos, lugares, emociones asociadas y demás conocimientos contextuales- que pueden evocarse de forma explícita.

Y, si vamos a explorar cómo recordamos, qué mejor que empezar por cómo olvidamos.
La curva del olvido

A finales del siglo XIX, el alemán Herman Ebbinghaus, un pionero en el estudio de la memoria, inventó un experimento para ponerla a prueba.
Primero, se aprendió cientos de listas de palabras sin sentido.
Luego, midió cuánto le tomaba volver a aprender las listas después de distintos períodos de tiempo, desde 20 minutos hasta un mes.

Encontró que olvidamos de una manera completamente predecible.
La “curva del olvido” -como llamó- es exponencial: olvidamos pronto al principio, de manera que la curva es pronunciada, pero gradualmente se va haciendo más plana.
Si por ejemplo estudiaste alemán en el colegio y después nunca más, el número de palabras que recordabas declinó rápidamente durante el primer año, pero luego el ritmo con el que has ido olvidando se ralentizó.
¿Qué tiene que ver esto con el hecho de que no recordemos los primeros años de nuestras vidas?

Hipocampo inmaduro
No podemos codificar una memoria antes de tener un concepto lingüístico para cada dato.
Ese fue uno de los problemas del trabajo de Ebbinghaus: no tuvo en cuenta que es más difícil recordar una palabra sin sentido, como las que él aprendió, que una con significado.
Otro problema es que ahora sabemos que el hipocampo es clave para codificar y almacenar la memoria episódica, y éste no madura hasta mucho más tarde en nuestra infancia.
Todo eso junto significa que nuestros cerebros no estaban listos para guardar esas primeras memorias.

Memorias ficticias
El psicólogo cuenta que aunque en este estudio no sucedió, en otros se ha topado con gente que dice recordar su nacimiento.
Pero eso no es posible.
“Uno quizás recuerda algunos fragmentos de la infancia, o quizás sabes algo sobre tu infancia. Tu madre quizás te dijo algo así como: ‘Tú no te acuerdas pero yo te llevaba a pasear en una coche grande y verde’, y lo ‘recuerdas’. Tal vez lo que haces es formar una imagen mental del coche y, gradualmente en tu mente, esa imagen se transforma en algo que experimentas como si fuera una memoria”, señala Conway.
“Todo basado en lo que te dijo tu mamá y quizás uno que otro fragmento de memoria”.
Se llaman “memorias ficticias”.
Sin embargo, Conway aclara que “no podemos estar seguros de que todas lo sean: no descartamos casos excepcionales”.
“Pero en conjunto, la probabilidad es extremadamente alta de que no son ciertas”.
Entonces, ¿no podemos confiar en nuestra memoria?
“En general sí. En ciertos aspectos generales, como dónde vivimos y qué nos ha pasado, sí. Pero cuando recordamos momentos muy específicos es casi inevitable que haya detalles que no sean 100% precisos”.
“Pero eso no importa: la memoria no es acerca de ser preciso. La memoria es lo que nos hace lo que somos y nos conecta con otros, así que, en cierto sentido, los recuerdos que tenemos son los que necesitamos para existir”.

En resumen…
– La edad promedio para nuestro primer recuerdo es 3 años, 4 meses
– La razón es que antes de eso nuestro cerebro no había desarrollado la habilidad de almacenar memorias autobiográficas
– Sin embargo, alrededor del 40% de la gente dice recordar cosas que pasaron cuando eran bebés
– Pero puede que no sean recuerdos verdaderos.
– Sólo recuerdos brumosos en acuarelas… de cómo éramos

Fuente: BBC

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

Un parche autoadhesivo para tratar las úlceras bucales

Un parche autoadhesivo para tratar las úlceras bucales El ...

»

Las comidas picantes te pueden alargar la vida

Las comidas picantes te pueden alargar la vida Algunos de ellos son ...

»

La piel electrónica permite sentir el tacto y el dolor a través de las prótesis

La piel electrónica permite sentir el tacto y el dolor a través de ...

»

Kale, un alimento 10 para disfrutar en verano (y el resto del año)

Kale, un alimento 10 para disfrutar en verano (y el resto del ...

»

Odontología y la atención de pacientes con autismo

Odontología y la atención de pacientes con autismo Los ...

»

Reino Unido quiere restringir la venta de dulces

Reino Unido quiere restringir la venta de dulces Las nuevas ...

»

Mindfulness, ¿qué es y qué beneficios tiene?

Mindfulness, ¿qué es y qué beneficios tiene? El mindfulness tiene ...

»

Encuentran 1.000 genes asociados a la inteligencia (pero también al autismo)

Encuentran 1.000 genes asociados a la inteligencia (pero también al ...

»

La higiene dental puede prevenir el infarto

La higiene dental puede prevenir el infarto La necesidad de ...