Grupo editorialrssWordpress

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ediciones anteriores

Autor: Karina Diaz

        02/09/2014

Trastornos que te sorprenderán

¿Conoces a alguien que los padezca?



     A veces nos enteramos de patologías, enfermedades y condiciones que nos sorprenden, bien sea porque nunca habíamos leído o escuchado algo similar, o porque simplemente los síntomas o signos nos parecen increíbles.


     La psicóloga Mariela Torres, indica que existen trastornos en la conducta, muchos sin origen definido, que dañan tanto la salud del paciente como la de sus allegados. En este sentido, se refiere a los trastornos de los hábitos y del control de los impulsos, los cuales están caracterizados por actos repetidos que no tienen una motivación racional clara.


Características:


-Acciones irresistibles: El sujeto no puede resistirse al impulso o tentación de llevar a cabo acciones, aunque sean peligrosas para él o los demás. Antes de hacerlo, hay un aumento de la tensión emocional (activación emocional). 

-Durante la acción sienten placer, liberación.

-Tras la acción, pueden arrepentirse o sentirse culpables. 


-Trastorno explosivo intermitente: Existen episodios aislados de falta de control de impulsos agresivos (agresiones serias, destrucción de la propiedad, entre otros) que se manifiestan con ataques de ira desproporcionados. Se instauran en minutos u horas y pueden remitir espontáneamente. Posteriormente, suele haber arrepentimiento o autorreproche. 


     La psicóloga nos indica que estos trastornos se presentan sin causa determinada por especialistas, así que no existen normas para prevenirlos. A continuación, Torres aclara cuáles son esas conductas patológicas:


-Cleptomanía: Impulso irresistible de robar objetos, tengan o no valor. A diferencia del ladrón o delincuente comúnmente conocido, el robo no es premeditado y no se hace para suplir una necesidad, sino un impulso. 

     Las consecuencias son diversas, pues puede afectar la salud emocional propia, de familiares e incluso acarrear inconvenientes legales y financieros. Aunque la causa es incierta, la especialista detalla que puede manifestarse con otros trastornos, como ansiedad, problemas alimenticios, entre otros.


-Piromanía: fascinación por el fuego y gratificación al provocarlo, con acciones deliberadas y premeditadas. Este tipo de pacientes suele involucrarse en las profesiones relacionadas, como los bomberos voluntarios. 


     Aunque, como para la mayoría de los trastornos de hábitos y control de impulsos, no se conoce una causa, el paciente puede haber presentado vacíos existenciales desde la niñez, aburrimiento y cuadros depresivos.


-Ludopatía: Conducta de juego persistente, recurrente y que produce disfunción psicosocial, familiar y económica. Además, para conseguir el dinero necesario, suelen recurrir a delitos, piden prestado, mienten y atentan de manera constante con relaciones laborales y académicas.


     Asimismo, las situaciones de estrés pueden incrementar las necesidades de jugar y apostar incluso lo que no tienen.


-Tricotilomanía: Falta de control de impulsos de tirarse del pelo hasta arrancarlo, incluso provocando calvicie. Torres aclara que este trastorno puede incluir no solo episodios de arrancarse el cabello, sino con cualquier otro vello del cuerpo.


     La especialista destaca que en la tricotilomanía no se pierde el contacto social; pero puede desencadenar daños a terceros, sobre todo si se llega a relacionar con tricofagia, es decir, el trastorno de la conducta que consiste en ingerir los cabellos propios o de otra persona. Advierte que la acumulación de pelos en las vías digestivas, puede causar trastornos serios, debido al bloqueo gástrico o intestinal.


     La psicóloga advierte que algunos casos clínicos son tan graves que deben incluir la cirugía como parte del tratamiento, con el fin de extraer las masas abundantes de cabello en el estómago. 


     Por otra parte, destaca que es más frecuente en niños; pero si tienen menos de 5 años, puede que no requieran mayor intervención. En cambio, la especialista agrega que en los adultos puede llevar más tiempo para recuperarse y casi siempre suele ser una secuela secundaria de otro trastorno.


-Dermatilomanía: Urgencia compulsiva por rascar, excoriar o pellizcar la propia piel. La especialista aclara que puede ocurrir a cualquier edad y suele desencadenarse luego de un suceso trascendental que haya generado ansiedad, estrés o miedo.


     Torres agrega que a la larga, se convierte en un trastorno con disfunción psicosocial,  sobre todo cuando el paciente ya no puede esconder las cicatrices y huellas de la autoflagelación, que puede realizarse con los propios dedos o con otros instrumentos que tenga al alcance, como pinzas, cortaúñas, entre otros.


-Onicofagia: Hábito compulsivo de comer, cortar o morder las uñas. Aunque es más frecuente en niños y adolescentes hombres, se cree por consenso de asociaciones de psicólogo, que 1 de cada 4 personas mantienen el hábito en la adultez.


     Más allá de las consecuencias estéticas, puede haber otros daños para la salud, como mayor susceptibilidad a infecciones (por llevar los dedos a la boca de manera constante),  dolor por heridas ocasionadas y malformaciones en dientes y boca.


-Compra por impulso: Impulso irresistible de compra espontánea, no premeditada. Torres advierte que a este trastorno apelan muchas empresas, al colocar ciertos productos en exhibiciones estratégicas o cerca de la caja para pagar.


     La psicóloga indica que este tipo de trastorno lleva al paciente a comprar cosas que no necesita, generalmente de pequeño tamaño, como bolígrafos, hojillas, juguetes para los niños, entre otros.


-Síndrome de Acaparador Compulsivo: Seguro has visto en televisión algún programa relacionado a esta tendencia a la acumulación de artículos u objetos en forma excesiva, incluso si los objetos no tiene valor, son peligrosos o insalubres.  En muchos casos, la herencia juega un papel importante, así como la educación en el hogar.


     Las consecuencias pueden ser graves, pues las personas se acostumbran a vivir rodeadas en sus casas de acumulación de objetos, al punto de desarrollar un estilo de vida poco saludable por proliferación de hongos, bacterias, entre otras secuelas.


Solución a los trastornos


     La especialista asegura que de sospechar que estamos frente a alguno de otros tipos de trastornos, es necesario acudir a un psicólogo o psiquiatra. Además de constante terapia conductual, probablemente se requiera del uso de antidepresivos y otro tipo de medicamentos, concluye la psicóloga Mariela Torres.


Colaborador: 

Dr. Mariela Emilia Torres Carbone

Psicología


RECOMENDAR NOTICIA:



¿Dolor de hombro?

     Las lesiones en los hombros ocurren con frecuencia, especialmente en personas que practican deportes o realiza

Píldora vibratoria para personas diabéticas

   Investigadores israelíes han desarrollado una píldora vibratoria que contrarresta el estreñimiento en personas diab

La OMS pide regular promoción de cigarrillos electrónicos

     La Organización Mundial de la Salud llamó a establecer una regulación para detener la promoción de los fabrica

¿Adicto a la cafeína?

     A veces dicen que la cafeína es buena y otras que es mala, pero dado que muchos sentimos que no podemos vivir

Las 5 preguntas de las deformidades en las piernas

¿Cuántas veces no hemos visto niños que tienen las piernas en forma de arco? ¿O lo contrario, las posiciona en forma de letra “X”?

Vacuna y cuida a tus hijos de la meningoencefalitis

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la meningitis es una de las diez afecciones principales del ser humano y debe ser

10 consejos para la sana sonrisa de tu bebé

Nada preocupa más a los padres que la salud de sus pequeños, así como una sana y hermosa sonrisa. Recientes estudios han comprobad

Dismorfofobia, cuando la cirugía estética es un problema

Escribir sobre la cirugía estética y el individualizado ideal de belleza, puede que sea un desafío, pues hay mucho que contar y de

La ropa inteligente que salva vidas

Cuando la ropa no es sólo para vestirse. En principio cuida nuestra salud protegiéndonos de los elementos, pero varios inventores

12 3 4 5 6 7 8 9 10 »