Mentoplastia armoniza tu rostro


Mentoplastia
La mentoplastia (también llamada genioplastia) es un procedimiento quirúrgico que busca mediante diversos medios lograr un aumento en la proyección del mentón, aunque dependiendo del paciente puede realizarse también su reducción, y de esa manera lograr un balance facial idóneo para el paciente. Se debe realizar en caso de microgenias (mentones pequeños con mandíbulas de tamaño y posición normal).

Un error muy frecuente consiste en recurrir a mentoplastias (con implantes de silicona grado médico o mediante osteotomías) para camuflar posiciones mandibulares retrasadas o mandíbulas pequeñas en su totalidad, no exclusivamente el mentón, lo cual empeora el resultado estético final (deja un “mentón de bruja).

En estos casos se sugiere sean tratados mediante cirugía ortognática con una completa evaluación por el ortodoncista pre y postquirúrgicamente y no mediante una mentoplastia de inmediato.

Implantes de silicone grado médico
Se ejecuta con un implante de silicona grado médico o de materiales más modernos de pequeñas dimensiones, cuya textura y dureza se asemeje al hueso, impidiendo así que haya una diferencia notable entre un mentón natural y el que ha sido mejorado mediante un implante.

El abordaje puede ser intraoral o en el cuello por debajo del mentón (que deja una mínima cicatriz). El procedimiento es ambulatorio, no requiere internamiento y para los cirujanos plásticos ésta es la opción más usual por su sencillez, deja una mínima cicatriz y recuperación rápida. Tiene el inconveniente de poder presentar rechazo del material protésico, además de poder provocar una fibrosis importante en torno al implante e incluso su extrusión o salida, incrementando las molestias y puede ser notado el implante por terceras personas. No se recomienda en personas jóvenes (con una larga esperanza de vida), dados estos inconvenientes.

Osteotomía deslizante
Esta intervención es practicada en mayor frecuencia por el cirujano plástico quien quizás por desconocimiento de la población en general e incluso de muchos médicos se dedica al manejo craneomaxilofacial, dada su mayor experiencia en osteotomías faciales, porque se ejecutan mediante la realización de las llamadas cirugías ortognáticas (ortos: recto y gnathos: mandibula, ambos del griego).

Consiste en hacer, mediante un abordaje intraoral (no hay cicatrices externas) un corte en la mandíbula por debajo de las raíces de los dientes y del nervio dentario, con el fin de avanzar el mentón, que es fijado posteriormente con material de osteosíntesis en la posición planificada previamente por el cirujano.

Consigue mejores resultados a largo plazo (al no haber implantes, no hay riesgo de rechazo, ni de fibrosis y tampoco de movilización), y además permite corregir asimetrías mandibulares con más facilidad que con implantes.Como toda intervención, el postoperatorio inmediato es quizás algo más molesto (inflamación, hematoma) y pueden lesionarse el nervio dentario o mentoniano, así como las raíces de algún diente (particularmente la del canino), pero todas ellas pueden subsanarse en el postoperatorio con las medidas adecuadas.

Uno de los motivos principales de consulta del paciente, que desea corregir estética y función de su patrón facial es cuando el mentón está retraído, causado por factores inherentes a la falta de desarrollo y crecimiento en los vectores horizontales y verticales mandibulares que inducen a un posicionamiento posterior de la mandíbula y la falta de proyección inducida por un mentón óseo poco prominente o aplanado.

Las técnicas actuales garantizan la corrección plena de la deficiencia, mediante la realización de una osteotomía en la porción basal de la región mentoniana, permitiendo un avance de la misma y proyectando la región geniana, garantizando los cambios deseados en el tejido blando.

La colocación inadecuada de implantes confeccionadas en materiales plásticos o siliconados o incluso los lamentablemente llamados biopolímeros en nuestro país inducen a grandes resorciones de la superficie ósea del paciente, generalmente inducidas por reacción a cuerpo extraño o a la fuerza aplicada por la musculatura mentoniana. La mentoplastia deslizante es sin lugar a dudas la alternativa más segura y saludable de corregir la deficiencia mentoniana.

Es importante una evaluación ortodóntica previa a la planificación de la intervención y una adecuada valoración cefalométrica y clínica al igual que una evaluación funcional y estética nasal que en muchos casos complementa la posibilidad de realizar una ejecución de balance y armonía facial.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

Crean un dispositivo comestible y capaz de detectar enfermedades digestivas

Crean un dispositivo comestible y capaz de detectar enfermedades ...

»

Conoce los beneficios de comer nueces, según su variedad

Conoce los beneficios de comer nueces, según su variedad Las ...

»

10 cosas que no sabías sobre la vagina

10 cosas que no sabías sobre la vagina Esta parte femenina puede ...

»

‘Resistencia involuntaria’ a los antibióticos, un problema global de salud pública

‘Resistencia involuntaria’ a los antibióticos, un problema ...

»

Pasar mucho tiempo solo cambia el cerebro

Pasar mucho tiempo solo cambia el cerebro Un estudio con ratones ...

»

La OMS propone una nueva estrategia mundial sobre salud digital

La OMS propone una nueva estrategia mundial sobre salud digital La ...

»

Ejercitar las piernas es vital para el cerebro y el sistema nervioso

Ejercitar las piernas es vital para el cerebro y el sistema ...

»

Por qué el idioma que hablamos afecta la forma en que vemos los colores

Por qué el idioma que hablamos afecta la forma en que vemos los ...

»

Olvidar podría hacerte más inteligente

Olvidar podría hacerte más inteligente   Nuestro cerebro olvida ...