La duración y efecto de la siesta no es la misma para todos los bebés y preescolares


La duración y efecto de la siesta no es la misma para todos los bebés y preescolares

No existe un único truco para que los bebés y los preescolares duerman una siesta y es posible que algunos niños que se resisten a dormir de día descansen lo necesario durante la noche.

Un equipo de Australia revisó 26 estudios publicados sobre cómo la siesta altera el sueño nocturno, como así también el aprendizaje y la conducta de día. Halló poco consenso sobre el hecho de que después de los dos años, los niños que duermen una siesta no dormirían tanto a la noche.

“El estudio no quiere decir que los niños no deberían dormir siesta”, dijo Jodi Mindell, director asociado del centro de sueño del Hospital de Niños de Filadelfia.

A los dos años, muchos niños deberían dormir unas 10-11 horas por noche y entre una y tres horas de día, según indicó Mindell, quien no participó del estudio. Los niños que duermen siestas largas y no tienen problemas para dormir de noche o despertarse solos a la mañana, seguramente están durmiendo lo necesario.

Varios estudios revisados se habían concentrado en la relación entre la siesta y el sueño nocturno.

El análisis reveló relaciones entre la siesta y el sueño nocturno, períodos de descanso nocturno más cortos y despertares nocturnos más frecuentes.

Un estudio sobre un grupo de niños de preescolar que podían dormir una siesta demostró que esos niños se acostaban más tarde a la noche que los niños que no dormían siesta.

La relación entre la siesta y el desarrollo no es tan clara, según publica el equipo en Archives of Disease in Childhood. Algunos estudios sugieren que la siesta favorecería el aprendizaje del lenguaje, pero otras investigaciones llegaron a una conclusión opuesta.

La ansiedad y la preocupación eran más comunes en los niños que no dormían siesta, pero otros estudios habían sugerido una relación entre las siestas prolongadas y los niños más introvertidos o deprimidos.

Ningún estudio demostró la existencia de una relación de causa y efecto porque eran observacionales, por lo que, para los autores, se necesitan más estudios para comprender cómo la siesta influye en el sueño y el desarrollo.

FUENTE: SCIENTIFICAMERICAN

 

 

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

Qué son los ftalatos y por qué comer fuera puede aumentar el riesgo de una (dañina) exposición a ellos

Qué son los ftalatos y por qué comer fuera puede aumentar el riesgo ...

»

Aprende a llevar mejor el dolor pélvico durante tu embarazo

Aprende a llevar mejor el dolor pélvico durante tu embarazo Si ...

»

Cuando el dolor de cabeza es algo más: la cefalea migrañosa

Cuando el dolor de cabeza es algo más: la cefalea migrañosa Te ...

»

Las personas con diabetes tienen el doble de riesgo de mortalidad

Las personas con diabetes tienen el doble de riesgo de mortalidad El ...

»

El antídoto a la agresividad

El antídoto a la agresividad Cuando tenemos una actitud agresiva, ...

»

Una app detecta riesgo cardiovascular en pacientes asintomáticos

Una app detecta riesgo cardiovascular en pacientes ...

»

Qué comer para tener un hígado saludable

Qué comer para tener un hígado saludable Todos los alimentos y ...

»

Descubren un nuevo órgano humano que ayudaría al cáncer a propagarse

Descubren un nuevo órgano humano que ayudaría al cáncer a ...

»

Síntomas de la hipocondría

Síntomas de la hipocondría La hipocondría es una actitud que las ...