La Cleptomanía es un trastorno a considerar por adultos y jóvenes


Cleptomanía
Pensar en alguien que roba en tiendas puede llevarnos a pensar en adolescentes intentando impresionar a sus amigos, pero para esta mujer, que lleva 20 años haciéndolo, se ha convertido en un acto compulsivo que domina su vida. Para Laura (no es su nombre real) todo empezó cuando tenía siete años, cuando el padre de un amigo le pidió que escondiera unas cosas en el bolsillo cuando estaban de compras.

En pocos meses, empezó a robar los juguetes de sus compañeros de clase en la escuela primaria y a agarrar cosas de la casa de un amiga: una cinta para el pelo o unas pinturas. “Lo hacía sobre todo porque quería tener algo. Le pedía a mis padres que me compraran algo y me decían que no, así que simplemente lo tomaba”, le dijo al programa de la BBC Victoria Derbyshire.

Laura dice que estas experiencias formaron la base de su adicción, que ahora está “fuera de control”.

Roba en tiendas casi todos los días, desde cosméticos hasta ropa, mermelada o pañales, muchas veces cuando está con sus hijos. Antes de dejar su trabajo para cuidarlos, robaba “dinero de la caja, de las bolsas o monederos” de la gente en el trabajo.

“Si puedo tomarlo, lo voy a hacer. Es básicamente una necesidad. Hay algo en mi cerebro que me dice: si quieres eso, tómalo”. “Recientemente estaba en la casa de una amiga y vi una falda que me gustó. No la tomé ese día, porque no podía. Pero se quedó en mi cabeza, así que busqué una forma para volver a la casa e hice un plan para tomarla. Y simplemente la tomé”. Laura cree que ninguno de sus familiares o amigos son conscientes de su adicción, y no piensa decírselo a su marido.

“No creo que lo fuera a entender. Me da bastante vergüenza”. Simon Stephens, terapeuta jefe de la organización Addictions (Adicciones), de Reino Unido, no está sorprendido por esta reacción. Dice que es comparable a las experiencias de mucha otra gente que sufre adicciones.

Stephens mantiene que esta necesidad patológica de robar es mucho más común de lo que la gente cree.

“Es una adicción auténtica que deriva de lo mismo que la adicción al juego o al alcohol. Esta gente roba porque se ven forzados por el subconsciente, no por razones económicas”. “Experimentan una necesidad emocional para vivir ese subidón de adrenalina, y consecuentemente de dopamina, que reciben del hecho de robar, y la única forma de suprimirlo es robando”.

“Desde el punto de vista de la adicción, esta necesidad mitiga cualquier pensamiento sobre aquellos a los que puede afectar”.
Laura dice que se arrepiente, pero solo de forma limitada.

Fuente: BBC MUNDO

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

Por qué el idioma que hablamos afecta la forma en que vemos los colores

Por qué el idioma que hablamos afecta la forma en que vemos los ...

»

Olvidar podría hacerte más inteligente

Olvidar podría hacerte más inteligente   Nuestro cerebro olvida ...

»

Una nueva píldora electrónica monitoriza los gases intestinales

Una nueva píldora electrónica monitoriza los gases ...

»

De Anatomía de Grey a la vida real: un bolígrafo detecta las células cancerígenas en segundos

De Anatomía de Grey a la vida real: un bolígrafo detecta las ...

»

Regañar a un hijo ajeno si está teniendo un mal comportamiento: ¿sí o no?

Regañar a un hijo ajeno si está teniendo un mal comportamiento: ...

»

Diseñan un dispositivo para que las embarazadas controlen la salud de su bebé

Diseñan un dispositivo para que las embarazadas controlen la salud ...

»

Los implantes dentales fracasan más en los fumadores

Los implantes dentales fracasan más en los fumadores ¿Qué efectos ...

»

Cuando el dolor de cabeza es algo más: la cefalea migrañosa

Cuando el dolor de cabeza es algo más: la cefalea migrañosa Te ...

»

La pregunta mágica para frenar una rabieta o un momento de enfado en los niños

La pregunta mágica para frenar una rabieta o un momento de enfado en ...