Hablar por teléfono móvil puede triplicar el riesgo de un tumor cerebral


Hablar por teléfono móvil puede triplicar el riesgo de un tumor cerebral
Investigadores del Hospital Universitario de Orebro, en Suecia, han constatado que las personas que llevan más de 25 años utilizando teléfonos móviles o inalámbricos tienen el triple de riesgo de desarrollar algunos tipos de tumores cerebrales como el glioma, en comparación con quienes los usan desde hace menos tiempo.

Según los resultados publicados en la revista “Pathophysiology”, las probabilidades de desarrollar estos tumores, uno de los que presentan más mortalidad, aumenta después de un año de uso, e incluso con solo algunas horas de conversación.

En el estudio se incluyeron a un total de 1.380 pacientes con tumores cerebrales malignos para comparar su uso de teléfonos móviles con el de personas sanas.

En total, vieron que las personas que decían usar estos dispositivos desde hace 20 a 25 años eran casi dos veces más propensos a ser diagnosticados con un glioma que quienes los usaban desde hacía menos tiempo, e incluso se triplicaba si llevaban más de 25 años con un teléfono móvil. Sin embargo, no se observó una asociación similar con otros tumores cerebrales malignos.

Asimismo, los participantes que recordaban estar más horas al teléfono también eran más propensos a sufrir estos tumores, frente a los que los usaban menos. No obstante, estos datos son limitados, según los autores, ya que es complicado que los participantes recuerden el uso que daban a estos dispositivos desde hace décadas.

Este hallazgo contrasta con el trabajo más amplio relacionado sobre este tema, el estudio “Interphone”, publicado en 2010 por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer y financiado en parte por las compañías de telefonía móvil, que no consiguió encontrar pruebas sólidas de que estos tumores aumentaran el riesgo de tumores cerebrales.

Además, advertían de que aunque se duplicaran o triplicaran las probabilidades de desarrollar estos tumores, que afectan actualmente a cinco de cada 100.000 europeos (0,005%), la tasa seguiría siendo baja.

Pese a todo, Lennart Hardell, uno de los autores de este trabajo, cree que los datos son “insuficientes” para hacer recomendaciones formales, ya que no es una relación que pueda considerarse probada como ha sucedido con el tabaquismo y el cáncer de pulmón.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

Cómo ocurre la menstruación y por qué a algunas mujeres les duele más que a otras

Cómo ocurre la menstruación y por qué a algunas mujeres les duele ...

»

Descubierto un gen masculino que protege de la leucemia

Descubierto un gen masculino que protege de la leucemia Se trata de ...

»

Mitos sobre el cerebro humano

Mitos sobre el cerebro humano Seguro que has oído muchas veces que ...

»

El gel que regenera daños cerebrovasculares

El gel que regenera daños cerebrovasculares El gel se inyecta en la ...

»

Crean un dispositivo comestible y capaz de detectar enfermedades digestivas

Crean un dispositivo comestible y capaz de detectar enfermedades ...

»

Conoce los beneficios de comer nueces, según su variedad

Conoce los beneficios de comer nueces, según su variedad Las ...

»

10 cosas que no sabías sobre la vagina

10 cosas que no sabías sobre la vagina Esta parte femenina puede ...

»

‘Resistencia involuntaria’ a los antibióticos, un problema global de salud pública

‘Resistencia involuntaria’ a los antibióticos, un problema ...

»

Pasar mucho tiempo solo cambia el cerebro

Pasar mucho tiempo solo cambia el cerebro Un estudio con ratones ...