El cáncer de mama necesita suministro de grasa para su crecimiento


cáncer de mama
El cáncer de mama necesita grasa exterior para crecer, lo que podría abrir nuevas opciones terapéuticas para combatirlo, según un estudio de un equipo español de científicos que publica hoy Nature Communications. El equipo, liderado por el Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona en colaboración con hospitales españoles y la Universidad Rovira i Virgili (URV), descubrió que las células de mama tumorales necesitan recoger grasas del exterior y trasladarlas a su interior para poder seguir proliferando. La principal proteína en este proceso es LIPG, una enzima localizada en la membrana que envuelve las células sin cuya actividad la célula tumoral no puede crecer. Los análisis de más de 500 muestras clínicas de pacientes con distintos tipos de tumores de mama revelan que el 85 % tienen altos niveles de LIPG.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, en el mundo se diagnostican 1’38 millones de nuevos casos y produce 458.000 muertes al año. Hasta ahora, los investigadores conocían que las células tumorales para crecer captan glucosa del exterior igual que sabían que reprograman su maquinaria interna para producir muchos más lípidos (grasas). Importan lípidos externos La novedad del descubrimiento radica en que, por primera vez, han puesto al descubierto la necesidad de las células tumorales de importar lípidos externos.

“Este nuevo conocimiento relacionado con el metabolismo podría representar un talón de Aquiles para el cáncer de mama”, explicó el jefe de grupo del IRB Barcelona, Roger Gomis, colíder del trabajo junto a Joan J. Guinovart, director del IRB y catedrático de la Universidad de Barcelona. La función de la proteína LIPG no parece ser indispensable para la vida Los científicos demostraron en modelos animales y en células tumorales que bloqueando la actividad de la LIPG el tumor deja de crecer.

“Lo prometedor de esta nueva diana terapéutica es que la función de la proteína LIPG no parece ser indispensable para la vida, por lo cual su inhibición generaría menos efectos adversos que otros tratamientos”, puntualizó el primer firmante del trabajo, Felipe Slebe. Guinovart precisó que, “al ser una proteína de membrana, es potencialmente más fácil conseguir una molécula farmacológica para bloquear su actividad”. LIPG tiene “muchas virtudes” como diana, aseguró Gomis, ya que “de prosperar una substancia que la anulara podría convertirse en la base de una quimioterapia más eficaz, pero menos tóxica que las actualmente”.

Con Información de: 20 minutos

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

Por qué el idioma que hablamos afecta la forma en que vemos los colores

Por qué el idioma que hablamos afecta la forma en que vemos los ...

»

Olvidar podría hacerte más inteligente

Olvidar podría hacerte más inteligente   Nuestro cerebro olvida ...

»

Una nueva píldora electrónica monitoriza los gases intestinales

Una nueva píldora electrónica monitoriza los gases ...

»

De Anatomía de Grey a la vida real: un bolígrafo detecta las células cancerígenas en segundos

De Anatomía de Grey a la vida real: un bolígrafo detecta las ...

»

Regañar a un hijo ajeno si está teniendo un mal comportamiento: ¿sí o no?

Regañar a un hijo ajeno si está teniendo un mal comportamiento: ...

»

Diseñan un dispositivo para que las embarazadas controlen la salud de su bebé

Diseñan un dispositivo para que las embarazadas controlen la salud ...

»

Los implantes dentales fracasan más en los fumadores

Los implantes dentales fracasan más en los fumadores ¿Qué efectos ...

»

Cuando el dolor de cabeza es algo más: la cefalea migrañosa

Cuando el dolor de cabeza es algo más: la cefalea migrañosa Te ...

»

La pregunta mágica para frenar una rabieta o un momento de enfado en los niños

La pregunta mágica para frenar una rabieta o un momento de enfado en ...