Cuídate de las infecciones durante el embarazo


embarazo
Durante el embarazo es indispensable estar atenta a cualquier irregularidad en las partes íntimas, cumpliendo con las recomendaciones de higiene para garantizar su salud y la del bebé, quien podría verse afectado por una infección vaginal. El ginecólogo y obstetra, Carlos Rodríguez Rojas, explica “toda mujer debe saber que en su vagina coexisten normalmente diferentes hongos y bacterias que conforman la micro flora normal del cuerpo humano, sin embargo, cuando cambian las condiciones naturales de su hábitat, como la temperatura o el pH, se altera el delicado equilibrio de este microambiente y se producen las infecciones”.

Durante el embarazo

Cuando la mujer se encuentra en la dulce espera, suceden elevaciones hormonales persistentes que favorecen la proliferación de infecciones, como lo describe Rodríguez Rojas a continuación:

Hongos o micosis vaginales: se caracterizan por la presencia de leucorrea o flujo blanco con apariencia de leche cortada, acompañado de prurito (picazón) en los genitales externos y en algunos casos se acompaña de irritación o enrojecimiento de los labios mayores y menores.

Infecciones vaginales de tipo bacteriano: se asocian a flujo verde-amarillento o grisáceo, mal olor en los genitales tipo metálico u olor a pescado, y dolor al tener relaciones sexuales.

Mejor prevenir

Según el especialista, es importante que la paciente embarazada esté atenta de cualquier flujo en sus genitales, pues las infecciones que afectan la mucosa del cuello uterino podrían irritarlo, generando contracciones uterinas y condicionando una amenaza de parto pre término. De igual manera, el médico tratante debe estar atento al momento del parto, si la madre tiene una infección vaginal activa se puede infectar también el recién nacido –indica Rodríguez Rojas- siendo los tejidos más afectados: mucosas oculares, sistema respiratorio, boca, laringe y faringe del bebé.

Toma nota

Entre las recomendaciones para evitar las infecciones vaginales durante el embarazo, el ginecobstetra hace énfasis en utilizar ropa interior de algodón, evitar el uso de toallas diarias, utilizar ropa holgada , no rasurar totalmente los vellos púbicos y usar jabones de pH neutro o aquellos que son especiales para el área genital, de esta manera se disminuyen las posibilidades de presentar una infección vaginal y los riesgos que esta conlleva. Por último, el ginecólogo y obstetra Carlos Rodríguez Rojas, recuerda que toda embarazada no debe automedicarse, y acudir a su control prenatal para solventar cualquier inconveniente a tiempo. Además, ratifica que no todas las infecciones vaginales se tratan de la misma manera o con los mismos medicamentos, y en algunos casos es necesario indicarle tratamiento a la pareja porque la infección la podrían portar ambos, de allí la importancia del chequeo médico.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

Crean un dispositivo comestible y capaz de detectar enfermedades digestivas

Crean un dispositivo comestible y capaz de detectar enfermedades ...

»

Conoce los beneficios de comer nueces, según su variedad

Conoce los beneficios de comer nueces, según su variedad Las ...

»

10 cosas que no sabías sobre la vagina

10 cosas que no sabías sobre la vagina Esta parte femenina puede ...

»

‘Resistencia involuntaria’ a los antibióticos, un problema global de salud pública

‘Resistencia involuntaria’ a los antibióticos, un problema ...

»

Pasar mucho tiempo solo cambia el cerebro

Pasar mucho tiempo solo cambia el cerebro Un estudio con ratones ...

»

La OMS propone una nueva estrategia mundial sobre salud digital

La OMS propone una nueva estrategia mundial sobre salud digital La ...

»

Ejercitar las piernas es vital para el cerebro y el sistema nervioso

Ejercitar las piernas es vital para el cerebro y el sistema ...

»

Por qué el idioma que hablamos afecta la forma en que vemos los colores

Por qué el idioma que hablamos afecta la forma en que vemos los ...

»

Olvidar podría hacerte más inteligente

Olvidar podría hacerte más inteligente   Nuestro cerebro olvida ...